A la patria no siempre se le sirve con un fusil en la mano

Base Naval  Yanqui
Hace 55 años Fidel se reunió con obreros cubanos de la Base de Guantánamo

Ese día el Co­man­dante en Jefe se dirigió a Guantánamo para sostener un encuentro muy especial con los obre­ros cubanos que trabajaban en la Base Naval
Autor: Eugenio Suárez Pérez | internet@granma.cu
Autor: Acela Caner Román | internet@granma.cu
12 de noviembre de 2015 22:11:45
Antigua imagen de la Base Naval de Guantánamo.
Antigua imagen de la Base Naval de Guantánamo. Foto: Archivo
En los últimos meses de 1960, fueron ar­madas las unidades de las Milicias Nacionales Revolucionarias que se venían formando y preparando desde principios de año. En San­tiago de Cuba, el domingo 13 de noviembre de 1960, numerosos batallones recibieron sus armas y desfilaron, con mucho entusiasmo y fervor revolucionario, desde el Alto de Quin­tero hasta el aeropuerto Antonio Ma­ceo.
Fidel, Raúl, Vilma, Celia y otros dirigentes es­tuvieron presentes en el desfile y, en áreas aledañas al aeropuerto, el jefe de la Revo­lución les dirigió la palabra.
Ese día, en otras muchas ciudades del país, también recibieron sus armas los batallones de milicianos que se preparaban, resueltamente, para enfrentar la agresión militar contra Cuba proyectada por el gobierno de Eisen­hower.
Esa tarde, desde Santiago de Cuba, el Co­man­dante en Jefe se dirigió a Guantánamo para sostener un encuentro muy especial con los obre­ros cubanos que trabajaban en la Base Naval.

TENER SUFICIENTE VALOR Y SUFICIENTE INTELIGENCIA
En horas de la noche, en el local del Ins­tituto de Segunda Enseñanza de Guan­tána­mo, al iniciar su amena charla, Fidel afirmó: “Ha­cía mucho tiempo que tenía la idea de celebrar una reunión con ustedes, los obreros de la Base Naval de Caimanera. En realidad, como tenemos mucho trabajo, habían ido transcurriendo los meses y no había podido venir a cumplir este propósito. Por fin hoy, haciendo un esfuerzo y pidiéndoles, al mismo tiempo, la excusa por la hora en que hemos llegado, decidimos hacer el viaje aquí y organizar, discretamente, esta reunión”.1
El líder de la Revolución quería conversar solamente con ellos. Por eso, casa por casa, los obreros de la base fueron citados pocas horas antes del encuentro.
Fidel les aclaró que lo hizo porque no quería que se armara agitación alrededor de su visita y de la reunión. Su preocupación no era que se supiera el contenido de la reunión sino que fuera una reunión tranquila, para analizar con tranquilidad cuestiones de interés para esos trabajadores.
En primer lugar, el Comandante en Jefe se refirió a que, en todo lo relacionado con la base naval norteamericana en Guantánamo, el go­bierno cubano se consideraba en la obligación de actuar con mucho cuidado, pues Es­ta­dos Unidos podría tomarla como un pretexto para crear conflictos al Gobierno Revo­lucio­nario.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.